Páginas

¡BIENVENID@!

¡BIENVENID@!

En este blog encontrarás las recetas que he ido descubriendo, adaptando, reinventando o creando… sin trigo, sin levaduras ni lácteos. Lo que en principio parece una limitación, se puede convertir, con un poco de cariño, imaginación y ganas de experimentar cosas nuevas en un reto apasionante que permite descubrir ingredientes y sabores antes desconocidos y ensanchar los horizontes de nuestra cocina de forma saludable y sabrosa... haciéndonos sentir que el mejor restaurante está en nuestra propia casa.

martes, 19 de julio de 2011

Albóndigas de Berenjena y Calabacín (OV, SG)


La receta de hoy es la historia de un flechazo: la descubrí ayer mismo en este interesante blog, tenía berenjena a mano y no me he podido resistir a hacerla hoy para comer (Gracias, Arham, por esta deliciosa receta) :) He tenido que hacer cambios respecto a la original porque no tenía suficiente cantidad de berenjena y la he complementado con calabacín. Me ha encantado... ¡todo! la textura, el sabor, la consistencia... Se manejan con facilidad y creo que ofrecen muchas posibilidades. 

Como consecuencia de haberme dejado llevar por el impulso, me he visto bastante apurada de tiempo (como toda albóndiga que se precie, lleva un rato hacerlas) y no he podido preparar mi salsa habitual, que me gusta mucho, ni dejar que se hicieran en la misma un ratín antes de servir. Para la próxima. De todos modos, estaban estupendas así, con una sencilla salsa de tomate casera y una guarnición de arroz blanco.

INGREDIENTES: (para 2 personas)

- 1 berenjena mediana 
- 1/2 calabacín hermoso.
- 1 zanahoria mediana, rallada gruesa
- 1 huevo
- 3 dientes de ajo, picados finos
- 1 cebolla mediana, cortada en trocitos pequeños
- Sal
- Pimienta
- Perejil picado
- Harina de maíz (para rebozar, yo la he utilizado "torrada")

- Salsa de tomate casera

ELABORACIÓN:

El primer paso consiste en pelar y rallar la berenjena y el calabacín y ponerlos en un escurridor un rato para que suelten el agua que tienen y que nos estropearía la consistencia de las albóndigas. Una vez escurridas, presionar con una cuchara de madera para asegurarnos de que quedan bien secas.

Mientras tanto, se pone una sartén con un poco de aceite al fuego y se va rehogando la cebolla y el ajo con un poco de sal. Cuando ya está blanda, añadimos la zanahoria y dejamos que se haga un ratín. Finalmente, añadimos la berenjena y el calabacín escurridos y rehogamos un poco más, añadiendo la pimienta y el perejil picado.

Colocamos en un bol y dejamos enfriar un poco. 

(En este punto me acabo de dar cuenta de que me desvié de la receta original por despiste :| . Ahora me explico por qué me llegó con un huevo en lugar de dos). 

Añadimos el huevo y pan rallado hasta conseguir la consistencia que necesitamos y formamos bolas de tamaño ni demasiado pequeño ni grande. Las pasamos por un plato con harina de maíz y las rebozamos bien, friéndolas a continuación en aceite caliente (pero sin que humee). Las doramos por todos lados y las sacamos a una fuente cubierta de papel absorbente.

Servimos con salsa de tomate casero y arroz hervido (mejor si es integral, no como el mío).


Esta receta está basada en la de este blog: http://alimentacionsaludable-arham.blogspot.com/. La intención era hacerla igual pero me he desviado de la misma involuntariamente :| Me temo que me estoy haciendo mayor...

13 comentarios:

  1. Madre mía Delia, parece q me estabas leyendo el pensamiento pq tenía unas ganas de albondiguillas q moría... además con calabacín y berenjena mmmmm... la verdad es q me gustan casi todos los vegetales, y los q no los camuflo jejejejejejeje
    En cuanto vaya al súper caen fijo....
    Bicos ;)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por basarte en la receta de mi blog, jeje.
    La verdad que lo bueno es que después cada uno le de su gusto y toque personal, así vemos cual va quedando mejor y aprendemos todos.
    Te mando un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja, Larpeiriña, la pena es que Vigo no cae más cerca, sino te pasabas a comer con nosotros sin problema :) Si las haces, cuéntame. Besos

    Gracias a ti, Arham, por publicar cosas tan ricas, que nos ponen los dientes largos y hacen que nos metamos en la cocina de inmediato ;)Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola... Me he puesto las pilas para probarlas hoy. Le daré una sorpresa a mi suegra (es vegetariana) Te han quedado genial con los cambios que has hecho...
    Un saludo y encantada descubrirte.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por pasarte por aquí, Falina, y ¡bienvenida! Me encanta que te animes a hacer la receta. Espero que te gusten tanto como a nosotros ;)Besos

    ResponderEliminar
  6. Están riquísimas, con tomate y arroz nos han encantado pero espero ansiosa la otra salsa prometida!!! Esta semana las hago otra vez. Por influencia italiana (allì se hacen los "supplì" una especie de croquetas muy grandes de arroz con un trocito de mozzarella dentro) y por esa historia de hacer platos únicos, he metido dentro de las albóndigas un trocito de queso de cabra y les va muy bien. Como no voy a seguir tu blog! me encanta! Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Inma, ¡Qué ilusión me hace verte con frecuencia por aquí! Es como si fueras de la familia, porque con las recetas del blog que ya has ido haciendo, prácticamente ¡es como si comieses en casa con nosotros! ;)
    No conozco los "supplì" pero me parece una idea estupenda ponerle queso, tiene que quedar un sabor muy rico y una textura al morder la albóndiga... ¡Mmm! Mejor dejo de imaginar... Genial, queda el apunte aquí para los que sí pueden comer lácteos, gracias por compartirlo.
    No te preocupes, publicaré la salsa pronto porque pienso volver a hacerlas enseguida aunque espero no haber creado falsas expectativas, simplemente se trata de la que yo suelo hacer pero que probablemente no será muy diferente a las vuestras. Besos :)

    ResponderEliminar
  8. Hola amigos,

    Me gustaría sabe como puedo substituir al huevo en la receta de las albóndigas, ya que tengo alergia al huevo.

    Gracias!
    Toni MG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni,

      Perdona que no te haya respondido antes... de hecho lo he intentado varias veces pero tengo el ordenador estropeado y no he podido hasta ahora, desde otro :|

      Como sustitutos del huevo tienes varias opciones, que seguramente ya conoces: los elaborados (tipo No Egg) o los preparados en casa, que son los que yo utilizo y te recomiendo porque puedes controlar la calidad de los ingredientes que utilizas y tienen muy buenas propiedades nutricionales.

      Como equivalente a 1 huevo:

      - 1 cucharada (=15 ml) de semillas de lino dorado, molidas en el molinillo de café y mezcladas con 3 cucharadas de agua. Lo dejas reposar hasta que adquiera una consistencia gelatinosa y ya está listo para usar.
      - 2 cucharadas de harina de garbanzo (puedes utilizar otra pero ésta produce unos resultados buenísimos y es muy nutritiva), 1/2 cucharadita (=2,5 ml) de aceite de oliva y 2 cucharadas de leche (en mi caso, vegetal). Lo mezclas bien hasta que no tenga grumos y ya lo puedes usar.

      Ambas opciones son estupendas, aunque te tengo que decir que yo nunca he hecho estas albóndigas sin huevo, así que no sé cómo quedarían ni si necesitarías exactamente esta cantidad. Yo en tu lugar iría probando a añadir el sustituto que elijas poco a poco hasta obtener la consistencia que quieres, ya que estas albóndigas son más blanditas que las de carne.

      Espero que te sirva de ayuda. Si lo haces, me encantaría saber cómo te ha ido, además tu experiencia le puede ser útil a más personas :)

      Eliminar
  9. Si lleva huevo no tiene la categoria VG, aunque gracias por comentar las posibilidades de hacerlas s/huevo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto. Perdón por el lapsus... Ya está corregido. Gracias por comentármelo.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

¿Te animas a dejarme un comentario?